martes, 2 de octubre de 2012

El futuro no es tan negro para los pobres



Hay quien dice que solamente nos quejamos sin aportar soluciones, por eso os voy a contar la conversación que tenían dos ancianos.
Imaginaos que llegáis a viejos y veis que al ritmo que sube está claro que no podéis pagar la factura eléctrica que los sinvergüenzas de políticos y empresarios han subido hasta la ignominia, que tampoco podéis pagar las medicinas, y que para comer debéis acudir a la caridad o a rebuscar en la basura. Si como ellos no tenéis unos hijos a los que acudir, bien porque siguen en casa y tampoco cobran, o porque divorcios y malos rollos los han alejado, sus últimos años serán una pesadilla. Por eso pensaban en una solución.
Decían que cuando la ancianidad nos alcance (si tenemos esa suerte) podremos tener calefacción medicinas, comida, asistencia médica y farmacéutica, gimnasio y muchas cosas más completamente gratis. 
Un poco raro me parecía a mí, pero pronto me dieron la solución:
Se trataba de comprar un buen hacha o martillo, navaja de siete muelles, botella de gasolina, una buena hoz, o cualquier otro objeto contundente con el que arrear a base de bien a cualquier hijoputa de los que todos conocemos. De esos que se enriquecen con nuestro sufrimiento y quienes engorda el hambre de los demás. 

No haría falta matarlos, argumentaban, pero era fundamental dejarlos jodidos. Porque la gracia es que tras ello se debe ir a la cárcel. Este es un castigo duro cuando se está bien de salud y de cartera, pero no cabe la menor duda de que para muchos es mil veces mejor que dormir en la calle comiendo basura o mendigando. 

Pero no sólo eso. Decían que con darse una vuelta por cualquier residencia de ancianos puede comprobarse que son peores que el trullo. 

De lo que no cabe duda es que de la residencia no se sale vivo, pero quizá si de la cárcel. Por otro lado, las las visitas de los familiares son parecidas, pero con la gran diferencia de que en una prisión nunca estarás solo.
¿Será posible que tengan razón y el futuro de los pobres sea la cárcel en todos los casos?

martes, 3 de abril de 2012

Teofolklore


Hoy me he dado cuenta de que soy malo, o al menos no tan bueno como yo creía. Solamente las malas personas se alegran del mal ajeno, y yo he sonreído cuando había quien lloraba y eso no es muy correcto, pero no voy a ser hipócrita, me he reído y hasta casi alegrado de su pesar, y eso no es de buenas personas.
Es cierto que a mí se me hace un nudo en la garganta cuando veo como desahucian a la gente o lloran la muerte de un ser querido, o tiene graves problemas ellos o sus familias. Si no se llora, al menos hay que apenarse de estas personas y su llanto, y hasta ahí llego, pero hay lágrimas… que me sacan de mis casillas de pura hipocresía, quizá fanatismo o simplemente estupidez, aunque quizá sea un poco de todo.
Lo siento por las almas sensibles, pero no pueden darme ninguna pena las lágrimas de quienes lloran porque no han podido sacar de paseo a una escultura a causa de la lluvia.
Entiendo que haya quien crea en Dios, quien incluso sea cristiano y aún católico, pero el teofolklore de la Semana Santa me puede. No entiendo cómo la Iglesia no excomulga esta panda de idólatras que pierden el culo por una imagen. A esos pervertidos que se enamoran de una estatua policromada con una mujer llorando. O de sos necrófilos que disfrutan paseando la imagen gore de un crucificado.
Si a eso le unimos esos disfraces sadomaso y los tambores de guerra o ejecución pública, llego a la conclusión de que yo seré malo, pero es que los hay muy, muy perversos.
 Si existiera Dios y fuera pariente lejano, pediría que los fulminara por sádicos. Vamos que yo no consentiría que semejante tropa me adorase ¡Joder que asco¡

martes, 13 de marzo de 2012

Machistas, machitos y tontitas


Quienes hemos conocido de cerca estas situaciones, sabíamos con casi total certeza que las medidas adoptadas eran simples “poses” políticas que no iban a solucionar nada. Eso en el caso de no agravar la situación. Con sólo comprobar el ridículo nombre de violencia de género o violencia machista ya se veía que no sabían demasiado por donde iban los tiros.

Lo primero es separar al hombre maltratador del hombre desesperado. Dos personalidades distintas y a menudo dispares. Los hay que matan por chulería y quienes lo hacen por todo lo contrario, porque sin su compañera no son nadie ni son nada.

Ambos casos apenas pueden solucionarse con campañas, y menos con algunas que hemos visto. Solamente la educación puede dar frutos, pero después de pasados unos años, que nadie se equivoque.

Lo primero a conseguir es que nadie se empareje por tener cocinera, planchadora, limpiadora o puta gratis. Todos los chicos deberían salir del colegio sabiendo separar la ropa para la lavadora, cocinar y limpiar. También sabiendo que el sexo del porno es otra cosa.

Pero ninguna chica debería llegar a los 16 años sin saber hacer un taladro, poner un enchufe o colgar un cuadro. Un compañero debe ser algo más que un falo que taladra paredes y maneja cables y aprieta tornillos flojos. Somos unos estúpidos hipócritas que nos avergonzamos de ese goteo de muertes ni nos parece ridículo que la igualdad sea una palabreja manoseada por profesionales de vivir del cuento o por gentes tan bienintencionadas como ineptas. Sin embargo nos parece una astracanada que en el bachillerato se enseñe a taladrar una pared, colgar un cuadro, planchar o separar la colada. Incluso tengo serias dudas acerca del modo en que imparte educación sexual en la escuela, especialmente a unas edades en que creen que el sexo adulto es el de Private, por ejemplo. Si no empezamos por ahí nunca habrá igualdad.

 Con todo, lo más grave es que haya macarras violentos que se tomen por modelos a seguir e incluso a amar, y ese ya no es un problema masculino. Los hombre podemos hacer cualquier cosa por sexo, y ser un chulito es lo más cómodo, especialmente si ves que funciona, y aunque alguna vez te lleves un par de guantazos de alguien más violento, fuerte o chulo, la recompensa en niñatas imbéciles que confunden sexo violento con sexo apasionado es casi segura.

Si la cosa no va a peor es que en muchos casos, si el violento es un poco inteligente, acaba enamorado de una mujer sensata que termina por reconducirles. El problema es cuando acaban por cogerle gustillo a las tontitas pseudomasoquistas que aguantan todo por complacerles, desde sexo no deseado, hasta sexo en grupo o incluso prostitución más o menos encubierta.    

Ya sé que no es políticamente correcto decirlo, pero hay mujeres que desde jovencitas llevan el estigma de maltratada en su mente. Ello las hace buscar modelos de hombre duro y violento, que las humilla y controla, que se pasa la vida dejándolas y llamándolas a los dos días. Tipos infieles pero arrepentidos, tipejos infames que quizá sean como sus padres (de él y de ella) y luego serán padres de sus hijos.

Esas mujeres buscan “hombres muy hombres”, “que se vistan por los pies” que las controlen porque no entienden de otro amor que no sea posesión, ni de otro sexo que no sea el sexo salvaje de la reconciliación tras la pelea, y más salvaje cuanta mayor haya sido la bronca. Por eso las trabajadoras de casas de acogida saben que al igual que hay un perfil de maltratador reincidente, hay otro de maltratada reincidente que busca ese tipo de machitos.

Evidentemente, el mundo está lleno de machistas hijoputas. Pero no es menos cierto que serían anecdóticos si la solución al problema no se base en el error de enseñar a los hombres a respetar a las mujeres como única actuación. Del mismo modo que se puede enseñar a un tigre a ser vegetariano, se puede enseñar a un hombre duro y violento a ser dulce y delicado con las damas. El problema es cuando el tigre comprueba que es más fácil, rápido y hasta placentero, cazar una gacela despistada, que pasarse el día buscando verduras y compitiendo con centenares de herbívoros. 

No se trata de enjaular al tigre hasta que abomine de la carne, sino que se convenza de que no hay otro alimento porque no queden gacelas tan idiotas que por sentir emociones fuertes se acerquen al tigre. Aunque éste sea vegetariano, si tiene rayas de tigre, ruge como un tigre y tiene colmillos de tigre, seguro que acabará mordiendo como un tigre.  

viernes, 10 de febrero de 2012

República bananera, Bingunales y Cachondicia


Me dicen los emprendedores Hermanos Jones, que han patentado un sistema peculiar que nos ahorrará un pastón a los españoles: se trata del Bingunal, el complemento perfecto a nuestra coronada y plurinacional república bananera.

En esencia es como un tribunal normal pero donde se cambia al juez por un bombo de lotería en el que hay cinco bolas. Dos son de “Culpable”, dos de “No culpable” y una de “Se desestima y los costes a medias”. Luego, en caso de salir “Culpable” un segundo bombo tiene la bola de “Lo que pide la acusación” y otras que van desde “El 90 % de lo que pide la acusación” hasta “El 10 % de lo que pide la acusación”.

De este modo ahorramos en procuradores, abogados, jueces y oficiales, dejando solamente a los administrativos para que se encarguen de efectuar los trámites y sorteos.

Justo, lo que se dice justo, no es que sea este sistema, pero la probabilidad de que se haga justicia es la misma que con el actual, con la diferencia de que los corruptos como los del caso “Trajes” e hijos de puta como los del caso Marta del Castillo, tienen así más posibilidades de ser condenados, y en otros -como el de Garzón- tienen una posibilidad de ser absueltos, no como en esa suerte de linchamiento togado cuya sentencia estaba cantada desde el primer día.

Incluso me han comentado (y ese es el negocio) que en un país de gilipollas masoquistas como éste, nos volveremos locos por comprar participaciones que permitan entrar en el sorteo de penas, otra de las derivaciones de este novedoso sistema judicial, que además de ser un negocio inédito, provoca una un morbo tremendo que deriva en fuerte adicción, puesto que tiene la emoción de una acusación infundada con la de la incertidumbre de un veredicto, pero te evita el mal rato de los interrogatorios.

Dicen que la adrenalina te sale por orejas cuando desde el primer bombo (que solamente se emplea en el caso de la LOTODELITO, que es como se llama el sorteo) te puede caer desde una alcoholemia con retirada de seis puntos, multa de dos mil euros y un mes sin carnet, hasta el más terrible, que es el de piratear música y películas. Algo que puede costarte varios años de cárcel, pero ese es otro sorteo. Es la tremenda BONOPENA donde un bombo determina el el castigo por los delitos que te haya adjudicado el bombo anterior.

Aquí puedes ir diez años al trullo por una denuncia falsa de maltrato o por vender CDs piratas, aunque las otras penas son bastante inferiores. Incluso aunque te haya salido en el LOTODELITO un asesinato etarra o yihadista, la cosa es mucho más simple. En el primer caso te arrepientes, pides perdón..... y a la puta calle. En el segundo, el facherío y el diario Mundo se ocuparán de que te absuelvan y echen la culpa a los etarras, con lo cual solamente tienes que arrepentirte, cantar el Viva España y... a la puta calle también.

Algo peores son las penas por asaltar viviendas y naves, pero tampoco hay por qué preocuparse, te echan del país y tienes que pagar de tu bolsillo el viaje de vuelta. Esta es una terrible pena que han notado es sus carnes centenares de moldavos, kosovares y búlgaros, pero que muchas de ONGs españolas se ocupan de remediar financiando su vuelta en primera clase.

Somos muchos los que pensamos que con estos sorteos ahorraría el país varios miles de millones de Euros al año, y muy especialmente respeto en el ámbito internacional. Todo el mundo vería que las sentencias aberrantes serían cosa de la suerte, no de supuestos profesionales. Se vería más equitativa una justicia limpia donde la suerte marcase el destino de los litigantes o acusados, que esta ceguera selectiva, gracias a la cual se llevan los palos los mismos de siempre. Apenas íbamos a notar el cambio.

Además siempre quedarían los indultos del Gobierno, gracias a los cuales se puede indultar a banqueros para que no pisen la cárcel. Un poco peor lo tienen los desgraciados que han pasado su vida entre rejas y se les aplica el mismo indulto, puesto que aún les tienen enjaulados después de tres meses de papeleos.

La lotería será más justa que una justicia que hace trampas mirando por debajo del pañuelo (con el ojo derecho, claro está) y tratando de forma distinta a los ladrones de cientos de Euros que quienes lo hacen con millones, que no suelen pisar nunca las cárceles.

Los españoles hemos dejado de creer que en este país exista algo ni remotamente parecido a la justicia. Mientras la reponemos tras echar del poder a estos políticos siervos de los poderosos, propongo que la denominemos "cachondicia". Parece un nombre más apropiado.

martes, 31 de enero de 2012

Censura ecologista

Hoy se despertó Zaragoza con la impactante noticia de que ha reducido en un 15% sus emisiones de CO2 a la atmósfera en movilidad. Dice El Periódico de Aragón que "El mayor uso de la bicicleta y la peatonalización de algunas zonas de la ciudad ha logrado disminuir la contaminación de la ciudad en lo que se refiere al transporte. Y esta reducción también ha sido palpable en las emisiones a nivel general, que han disminuido un 7,5%".

Es sin duda otro estudio inútil hecho para subvencionar a organizaciones y personas afines y sangrar las arcas públicas con estupideces.

Como era lógico, no pude resistirme a hacerle el siguiente comentario:

Uf, que alivio. Mira que yo pensaba que era porque hay varias decenas de miles de zaragozanos que no trabajan y por lo tanto no cogen el coche, y porque hay menos reparto de paquetería y suministros, menos calefacciones y menos empresas abiertas. Pero no, es gracias a las bicicletas y al tranvía. ¿No os quedáis todos más tranquilos?

No sé que haríamos sin tan brillantes gestores y vendedores, no ya de humo, sino de CO2. Además seguro que este importantísimo y brillante estudio, que va a mejorar sustancialmente nuestra vida, nos ha salido gratis.

Que tranquilidad inspira saber que los políticos se preocupan tanto por nuestros tataranietos. Nosotros podemos morirnos de hambre, porque lo importante es el CO2, no esas tonterías de trabajo y de comer a diario, que son cosa de pobres.

Este comentario tuvo dos respuestas inmediatas:

Por Querido llanero: 09:52. 31.01.2012
Ya tardaban los agoreros antranvía y antibici (es decir, antiprogreso) en intentar dar la vuelta a las noticias. Lo que dices tiene sentido en parte, pero no es significativo, simplemente porque el número de personas que se mueve no ha disminuido, simplemente se ha cambiado el transporte privado contaminante por la bici y el tranvía. Y eso debe ser tomado como una alegría porque aunque tímidamente, son medidas que nos van acercando a los países desarrollados; o más bien, hace que nos alejemos más lentamente... Intenta ver las cosas algo positivas de vez en cuanto, es muy sano para el corazón, las arterias y las neuronas, y esto te lo digo sin acritud ni ironía.

Y

Por jaime: 09:57. 31.01.2012

llanero no es por mis tataranietos, es por mí mismo, yo no quiero respirar el co2 que expulsas con tu coche para ir al corte inglés cuando podrías usar perfectamente el autobús. estoy cansado de la gente que lo politiza todo. El que no tiene trabajo es porque no hace méritos por conseguir trabajo, porque haber trabajo hay, aunque sea picando piedra, otra cosa es que aquí hay mucho acomodado de la vida, y eso de que se le caigan los anillos no va con ellos, o les sale el trabajo que ellos quieren o si no a quedarse en casita cobrando del estado. mucha jeta es lo que veo en la gente

A los que respondí

Ya están mis queridos ecologistas asomando la patita insolidaria y tramposa como deja ver Jaime. Lo importante es el CO2 y la ignorancia, seguir pensando que el CO2 es un veneno y no la base de la vida en la Tierra. Ya sabéis que para gente así, quien no trabaja es por que no quiere. Podréis estar o no de acuerdo conmigo, pero hacía tiempo que no leía una majadería semejante: “El que no tiene trabajo es porque no hace méritos por conseguir trabajo, porque haber trabajo hay”. Con eso amigo Jaime has dicho una jaimitada que avergüenzaría a cualquiera con una inteligencia de border line para arriba, pero a ti ni a los ecofascistas eso os preocupa, para vosotros la naturaleza está por encima de los humanos.

Amigos parados, ya sabéis que hay quien está dispuesto a conseguiros trabajo, quizá en alguna ONG como la que le paga a él, o donde trabaja gratis como jubilauta quitando el trabajo a otros.

Y no “Querido Llanero”, no estoy amargado, ni enfadado todo el día. Trato de que abráis los ojos a la manipulación y a la mierda que día se vierte en comentarios inocuos que ponen a las teorías catastrofistas de siglos futuros por delante de los seres humanos de hoy, y eso si que me cabrea. Millón y medio de familias sin ingresos mientras hay llorones que se quejan por el incremento o disminución del CO2 sin saber si esto tiene o no consecuencias. Creen en esta teoría como en la Trinidad, Alá o Jehová, como en la “resurrección de los muertos” o el paraíso. Todo menos pensar en el aquí y ahora o en quien lo está pasando mal. Muchos quizá a causa de que su empresa no era competitiva por emitir el CO2 que debemos dejar a chinos e hindúes para vender barato y cerrar más empresas españolas.

¿Ciegos, cínicos? Vosotros diréis, yo os digo insensibles e insolidarios.

Este comentario no duró ni cinco minutos colocado. Entonces acusé al Periódico de mantener a un censor que eliminaba los comentarios por sus contenidos ideológicos y limita la libertad de expresión, pero me equivoqué. No era el Periódico, quien censuraba sino que los mafiosos calentólogos se ponen de acuerdo para marcar el comentario como "inadecuado" y así borrarlo automáticamente.

Esta es la chusma mafiosa y ecofascista que está generando un ecologismo de catetos analfabetos, de ignorantes que se creen mejores porque son "ecologistas", sacerdotes de una secta de insensible a quienes importa más su idea de naturaleza que las personas, de nazis que matarían a media humanidad para salvar al planeta. Realmente grave lo que se va viendo día a día y además es jaleado por impresentables como los censores amateurs del Periódico.

viernes, 20 de enero de 2012

Las ECO-SS

Los hidrotalibanes junto con los funcionarios colocados por Narbona en el ministerio, se han propuesto hacerse los amos de los campos y ríos, y al igual que la policía moral iraní andan estableciendo una dictadura ambiental a su criterio. Se sienten seguros porque periodistas indocumentados les rien las gracias y borran comentarios contrarios a sus intereses en los medios digitales, pero muy especialmente porque ningún político pone coto a sus delirios por temor a que los medios de comunicación les crucifiquen diciendo que no son respetuosos con el medio ambiente o "primos de Rajoy".

Buena parte de los inspiradores, defensores y divulgadores de estas teorías que pretenden eliminar la trucha arco iris de nuestros embalses -cuando saben que jamás prosperará allí la común- son quienes pretenden eliminar al castor europeo que algunos han reintroducido en España, pero se afanan en defender al visón, reintroducido tras su extinción, igual que los castores, pero sin las suculentas subvenciones que al visón europeo. Son asimismo los destructores de patrimonio hidráulico y los guardianes de las buenas costumbres ecológicas que han convertido muchas de nuestras calles en basureros y encarecido el recibo eléctrico a mayor gloria de ecologistas y especuladores. Son también los que llevan años viviendo de la sopa boba del cambio climático y del mejillón cebra al que no consiguen eliminar salvo !clorando el agua de las acequias¡ una práctica más dañina que el propio mejillón.

Lo malo es introducir especies invasoras, abandonar perros y gatos, o salir presuntamente a pescar, y luego dejar 24 latas de cerveza en el puesto y volver pedos perdidos a casa y con el coche. Pero el mal de las especies alóctonas ya está hecho y eliminarlas será peor que mantenerlas.

Si las teorías de cualquier especialista o amateur de cualquier ámbito se llevasen a la práctica (menos mal que se fue Zapatero) seguro que deberíamos conducir los coches con el casco puesto, barras antivuelco y mono ignífugo. Los médicos multarían a quien no haga ejercicio, engorde o tenga el colesterol alto. Los dietistas pondrían cepos loberos a las puertas del Mc Donalds, en tanto que los diseñadores obligarían a l@s fe@s a llevar máscara, y l@s gord@s no podrían salir a la calle.

Los bienintencionados ecologistas de los setenta han devenido en algo que no me gusta. En una suerte de gestapo ideológica con una eco-SS que mandará al horno crematorio -si puede- a truchas arcoiris, siluros, tortugas, ailantos... pero a los que saben que nunca podrán exterminar, por que se han adaptado tan bien que, guste o no, ya tienen la nacionalidad española.

Ya estoy harto de prohibiciones, de medidas extremas y de que quienes no se comen una rosca en las urnas, mangoneen a su antojo nuestra vida y nuestro medio ambiente ¿O es que por pertenecer a una asociación van a ser los amos de los ríos y campos e imponernos su voluntad a los ciudadanos?

Al medio ambiente se le protege con educación y con buenos ejemplos, no con proyectos estúpidos que bajo la excusa medioambiental solamente buscan la supervivencia, igual que sus denostados siluros, truchas arcoiris o tortugas de florida.

Solo que en este caso la competencia no es contra la fauna autóctona por el alimento, sino por el dinero y el empleo, que también ellos tienen su corazoncito y facturas que pagar a fin de mes.

lunes, 9 de enero de 2012

Un enlace interesante

A pesar de ser ateo y anticlerical, hay cosas que leo incluso procedentes de fuentes nada fiables, pero la duda es el motor que mueve el mundo.

Leed esto a ver que pensais.

http://www.luisprada.com/Protected/el_mundo_de_la_energia_libre.htm

Me importa poco que llegue el fin del mundo. Me preocupa más llegar a fin de mes

Un día, me enviaron al Facebook algo que decía. “Me importa poco que llegue el fin del mundo. Me preocupa más llegar a fin de mes”. Una sentencia que tiene su gracia, puesto que es lo que en el fondo motiva a noventa y nueve mil de cada cien mil, pero que ocultan casi otros tantos.

La preocupación por el fin del mundo es una lacra de la humanidad, y la perfecta coartada para que durante cientos o miles de generaciones, haya existido gentuza que se ha aprovechado de la estupidez de los demás. Veamos.

Hay millones de personas tan tontos como bienintencionados, que se preocupan por la ecología, el cambio climático, etc. y repiten como loros que tenemos que dejar una tierra en buen estado para las generaciones venideras.

Lo dicen tan anchos, como si fuera fruto de largas veladas pensando en las diferentes jugadas que la Humanidad disputa con el planeta en distintas partidas simultaneas. Me preocupa que con las energías que gastan en defender unos loables principios, no empleen unas poquitas en pensar en el resultado de sus buenos propósitos.

Quizá no lo hagan porque en alguna ocasión lo han intentado y el resultado no era nada optimista, porque todo tiende a la autodestrucción. La humanidad somos como bichos parasitoides que colonizamos un organismo y lo exprimimos hasta matarlo. Favoreciendo la superpoblación del planeta lo estamos condenando, y su salvación no depende de tonterías como frenar la deforestación, acabar con la energía nuclear, detener el alza del CO2, o prevenir ese cambio climático que casi todos consideran un holocausto, pero que sería una buena forma de alargar la vida de este planeta que no lo merece.

La Humanidad es como un enfermo terminal de cáncer que se preocupa porque le ha salido un pequeño lunar. Tenemos un cáncer que se llama superpoblación al que unos bienintencionados intentan parar con aspirinas, mientras otros alimentan con dioxinas y plutonio. Si, aspirinas de automóviles que emiten menos CO2, industrias que cierran por que no pueden pagar unos impuestos a ese gas que diríase que han puesto los mismos que además de emitir más que nadie, nos venden a bajo precios los productos fabricados por no tener ninguna cortapisa. Aspirinas o vitaminas de Greempeace, Medicus Mundi, WWF, Intermon… Gentes bienintencionadas mientras no piensen.

Es mucho mejor seguir en la ignorancia y pensar que ponen su “granito de arena para salvar al mundo” sin pensar que mientras exista una inmensa mayoría cuyo lema vital es “Creced y multiplicaos” o cosas parecidas, el corredor de la muerte en que vivimos se acorta mas y mas.