martes, 15 de enero de 2008

Sitios y sitiadores

Cada vez que oigo hablar del “Glorioso Sitio” y demás frases hechas, simplemente se me revuelven las tripas. Este lenguaje belicista trasnochado lleva siglos atormentando a la humanidad. Las ciudades no sólo son sitiadas por el enemigo de extramuros, sino que sus ciudadanos son rehenes de los sitiados y obligados a morir con ellos cuando no empleados como escudos humanos ¿O es que creéis que los francotiradores de Sarajevo solo disparaban de fuera a dentro? Centenares de los masacrados por los francotiradores fueron vecinos que intentaban huir y fueron cazados por traidores. Numancia, Sagunto, Zaragoza… mártires de sus hijos y víctimas de su orgullo, pero… ¿para qué?

Esa gloria de los sitiados, el “vivan las cadenas” o “viva la muerte” huelen a rancio, a muerte y a fascismo. El holocausto zaragozano no sirvió para nada en la guerra, son partidas de ajedrez en las que dos poderosos contendientes derriban torres y caballos, protegen a sus reinas y alfiles y sacrifican miles de peones. La diferencia es que las torres son de verdad y los peones tienen familia, nombres y apellidos. Sin embargo el resultado final es el mismo: los jugadores buscan otros nuevos peones, con los que levantar torres y mantener caballos, alfiles y reyes que serán sacrificados de nuevo cuando les llegue su turno.

No hace falta ser antimilitarista para abominar de estas efemérides. No más 18 de julio, cinco de marzo y Sitios en los que perdimos la que quizá fuese la ciudad más bonita de España y a buena parte de sus pobladores.

2 comentarios:

Roberto Saralegui dijo...

Muchas veces me he hecho la pregunta de cómo sería la Historia si alguna de las Guerras Mundiales las hubiesen ganado otros. Posiblemente nos enteraríamos de muchas maldades que hoy día no conocemos.

Es un tópico, pero es cierto: la Historia la escriben los vencedores.

Saludos de un (todavía) elasiano.

lemur dijo...

Me hace gracia el comentario y denota lo que es peor en un pueblo el olvido o denegación de su propia historia. Especialmente doloroso es el deliverado olvido a todo lo referente a la guerra de independencia. Evidentemente son fechas de guerras y muy dolorosas por todas las partes pero fueron fechas significativas para muchas personas y/o paises y simplemente por eso merecen que sean recordadas. Ya que se está en el centenario te recomendaría que leyeras cualquier libre referente al tema (incluso el de Perez Reverte que a mi no me gusta mucho ) para que uno se de cuenta de lo que paso y referente a la destruccion de la zaragoza en los sitios si bien los sitios fueron destructivos para la ciudad (especialmente con la casa de la diputacion , casa del canal, convento de San Francisco y Convento de San Agustin ) la mayor destruccion fue realizada despues la guerra y fue realizada por los propios Zaragozanos y el ejemplo mas claro es la torre Nueva.